Versoprofetico

Tragedia de Presunción

Una Tras Otra Rebelión

 

Números 14:28 - 'Vivo yo,' dice Jehová, 'que según habéis hablado a mis oídos, así haré yo con vosotros.'

Elegido por Dios, Moisés fue el hombre que dirigió el viaje del pueblo de Dios desde Egipto hasta el borde de Canaán. En lo alto sobre sus cabezas se extendía una gran nube que les daba sombra y aire fresco durante el día y calor y luz durante la noche. La presencia divina proveía la nube para guiar y proteger al pueblo. Desde ella, muchas veces, bajaba la voz de Dios para dar instrucciones a Moisés así como están escritas en la Biblia desde el Exodo hasta Deuteronomio. La vida en el desierto fue el medio escogido para desarraigar los malos hábitos y la cultura de los egipcios y en su lugar cimentar los principios y la ley del reino de Dios. Tarea ardua, porque la mayoría guardaba en su corazón el espíritu de rebelión que a veces se declaraba abiertamente trayendo separación y muerte.

En la rebelión de Coré, Dathán y Abiram, la tierra abrió su boca y se los tragó vivos. (Números 16) Además hubo 250 seguidores que se atrevieron a encender sus incensarios mientras estaban de parte de los rebeldes. Por misericordia, Dios les dio tiempo para ver si alguno salía del grupo con corazón arrepentido de hacer las acusaciones en contra de Moisés, Aarón y del Señor; pero ninguno se arrepintió de sus rebeldías, y fuego consumidor descendió sobre ellos.

Toda la congregación había presenciado la brecha abierta en el Mar Rojo por donde ellos mismos pasaron, estaban comiendo maná del cielo cada día, bebían agua que fluía de la Roca a donde quiere que iban, y la nube de Dios los cubría y los protegía día y noche. La muchedumbre olvidó que Moisés y Aaron no podían hacer ni proveer ninguno de esos milagros, solo el poder y el amor de Dios podía hacer milagros; y sin arrepentimiento, ellos estaban todavía culpando a Moisés y a Aarón por la muerte de sus supuestos líderes. (Números 16:41)

A la mañana siguiente cuando la congregación se juntó para protestar contra Moisés y Aarón, la gloria de Dios apareció de repente para salvarlos de la furia de los amotinados. Pero Moisés, con amor y cuidado por su pueblo todavía, pidió a Aarón que corriera al medio de la congregación con su incensario encendido para interceder por el pueblo. Aarón se colocó entre los muertos y los vivos para interceder por ellos, y la plaga de mortandad se detuvo. (Núm. 16:46-48)

¿Y qué acerca de hoy?

Hoy, en este día, hay Uno, un Sumo Pontífice colocado entre los vivos y los muertos en el Santuario Celestial: El Salvador-Jesucristo. Mi esperanza, tú esperanza de vida eterna. No hay ninguna otra esperanza. "Y en ningún otro hay salud; porque no hay otro nombre debajo del cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos." (Hechos 4:12)

Actualmente la población mundial adora al Ser Supremo y Creador del Universo desde adentro de muchas religiones, demasiado numerosas para nombrar cada una. Cinco de ellas ocupan la línea del frente: Cristianismo, Islam, Judaísmo, Budismo, Hinduismo... Dentro de la gran congregación, la población mundial, cerca o más de 6.8 billones de almas vivientes alrededor de la tierra, muchos de ellos están espiritualmente muertos aunque estén físicamente vivos. Y en esa posición, el Salvador se encuentra entre los que están espiritualmente muertos y los vivos: Tan pronto alguien se torna espiritualmente vivo su nombre se escribe en el Libro de la Vida. Recuerde que la salvación no se forza sobre nadie, es aceptada libremente por la convicción del Espíritu Santo en la mente de cada individuo, en respuesta a la invitación divina. "Entonces dice a sus siervos: Las bodas a la verdad están aparejadas; mas los que eran llamados no eran dignos. id pues a las salidas de los caminos, y llamad a las bodas a cuantos hallareis." (Mateo 22: 8, 9)

"Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para que condene al mundo, mas para que el mundo sea salvo por él. El que en él cree, no es condenado; mas el que no cree, ya es condenado, porque no creyó en el nombre del unigénito Hijo de Dios." (Juan 3:16-18)

Jesús dijo: "De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. (Juan 3:5) El fruto del Espíritu es un fruto con diferentes sabores o características: "Mas el fruto del Espíritu es: caridad, gozo, paz, tolerancia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza: contra tales cosas no hay ley." (Gálatas 5:22, 23) Todo esto comienza a convertirse en realidad cuando la persona deja que el Espíritu Santo guíe sus pies hasta el Señor, viene a las aguas del bautismo, y abre su mente para recibir la impresión de la voluntad de Dios-los Diez Mandamientos en todo su ser. "Y este es el pacto que haré con ellos después de aquellos días, dice el Señor: Daré mis leyes en sus corazones, y en sus almas las escribiré." (Hebreos 10:16)

Los últimos días están aquí: las Sagradas Escrituras así lo dicen. Los ángeles están proclamando en alta voz un llamado al arrepentimiento para preparar el mundo para la Segunda Venida de Cristo. Si usted no los oye, caiga sobre sus rodillas y ruegue a Dios: Señor déjame escuchar el mensaje de los ángeles: "Y vi otro ángel volar por en medio del cielo, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los que moran en la tierra, y a toda nación y tribu y lengua y pueblo, Diciendo en alta voz: Temed a Dios, y dadle honra; porque la hora de su juicio es venida; y adorad a aquel que ha hecho el cielo y la tierra y el mar y las fuentes de las aguas..." (Apocalipsis 14:6-12) 1. El evangelio eterno.- Toda la verdad en la Biblia. 2. La hora de su juicio.- Ahora es la hora del Juicio en el cielo. 3. Adorad al Creador.- Acuérdate del Sábado.

Entonces, si tú crees y adoras al Salvador, Él, que se encuentra intercediendo entre los muertos espiritualmente y los vivos, tiene el poder en su mano de pasar tu nombre al lado de los que han de ser salvados y vivir para siempre con Él. Y con gozo y la certeza de pertenecer al pueblo de Dios puedes oír: "...Aquí está la paciencia de los santos; aquí están los que guardan los mandamientos de Dios, y la fe de Jesús." (Apoc. 14:12) "Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo." (Mateo 25:34)

Antes de cerrar estas líneas es necesario regresar a esa horrenda palabra: rebelión. ¿Dónde comenzó? La rebelión comenzó con una elección fatal hecha por Lucifer en el mismo cielo: "Tú, querubín grande, cubridor: y yo te puse; en el santo monte de Dios estuviste; en medio de piedras de fuego has andado. Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste criado, hasta que se halló en ti maldad." (Ezequiel 28:14, 15) "Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo, en lo alto junto a las estrellas de Dios ensalzaré mi solio, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del aquilón; Sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo. (Isaias 14:13, 14)

Aquí, un ser creado, una criatura de Dios dejó que su imaginación rompiera y se saliera del círculo de amor del gobierno de Dios para encallarse en un sueño egoísta con un gran dominio para sí, más arriba del trono de Dios.

Lucifer se apareció ante Eva endulzando la semilla de la rebelión: "No moriréis... serán abiertos vuestros ojos, y seréis como dioses sabiendo el bien y el mal." (Génesis 3:4, 5)

Lucifer arrebató de las manos de Adam el dominio de la tierra que Dios había dado a Adam y la semilla de la rebelión encontró el terreno para crecer en el corazón de la raza humana. La historia bíblica y la historia secular relatan los alcances de la rebelión a través de las edades. Cuando el Hijo de Dios vino a la tierra para revestirse de carne humana y nacer de una mujer, Satanás agarró la oportunidad para destruir a Aquél que lo había expulsado del cielo y usando los agentes humanos a la mano, llevó a Jesús para morir sobre la cruz del Calvario. Pero Jesús siendo divino, y la fuente de vida, venció el poder de Satanás, y al tercer día se levantó de la tumba, asegurando la resurrección de los muertos para todos sus seguidores a lo largo de los siglos, en la mañana de la Segunda Venida.

Hoy hay una gran sección de la población de la tierra corriendo atrás del cartel del "global calentamiento" pretendiendo asir con sus manos el control de los cambios de clima. Es una situación compleja, y no muy fácil de entender. "De Jehová es la tierra y su plenitud; El mundo y los que en él habitan." (Salmos 24:1) Dios cuida de su creación. De acuerdo con la libertad de escoger, cuando los habitantes de la tierra siguen los principios del gran líder de la rebelión, transgrediendo la ley de Dios en unos o todos los mandamientos, entonces Satanás se apropia a sí mismo de más poder para venir con destrucción, guerra, hambre, enfermedad, fuego, ciclones, terremotos, y después termina culpando a Dios por todas las calamidades que él trae sobre el pueblo.

Cada una de las Navidades trae al mundo un día para recordar el nacimiento del Salvador de la raza humana, y el hecho de que Cristo tomó sobre sí mismo naturaleza humana, de que se hizo hombre, nos dice que nosotros tenemos un hermano para sentarse en el trono del Universo por la eternidad. No importa con cuanto caos Satanás inunda la tierra, un brillante rayo de esperanza en Cristo, el Salvador del mundo, es suficiente para mantenernos esperando su venida. El mundo está presionando muy duro, en las escuelas y universidades, la cuña de la teoría de la evolución en la mente de cada estudiante. Si ellos aceptan la teoría de la evolución, el Dios de la Creación es descartado, el Salvador es borrado de la mente, y la confusión en sus mentes se convierte en la Babilonia de los últimos días. Benditos aquellos que oyen la invitación del Salvador de todo el mundo: "Salid de ella, pueblo mío, porque no seáis participantes de sus pecados, y que no recibáis de sus plagas." (Apocalipsis 18:4)

 

..Primera Pagina . . . Otra Profecia