Versoprofetico

Señales en la Biblia

Tumulto en Palestina

 

Apocalipsis 12:12 - "Ay de los moradores de la tierra y del mar! porque el diablo ha descendido a vosotros, teniendo grande ira, sabiendo que tiene poco tiempo."

Cada día que pasa le quita un día al corto tiempo que tiene el diablo para destruir la tierra antes que Jesucristo retorne para rescatar a su pueblo. La ira del diablo parece estar trabajando en el tumulto del 2006 en Palestina, en otras partes del mundo, y en cualquier conflicto futuro, porque su tiempo será mas corto.

¿Dónde hay seguridad para el ser humano? Solamente en las manos del Todopoderoso. Él es dueño de la vida y de la resurrección. Él dijo: "Yo soy la resurrección y la vida: el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá." Juan 11:25. Todo el que encomienda su vida a Él será recompensado con vida eterna, de acuerdo a la promesa.

Una de las razones por la lucha guerrera en el Medio Oriente, y en cualquier otro lugar en el mundo, es que el mundo está acelerando su marcha para alcanzar la misma conducta diabólica de aquéllos que vivieron antes del Diluvio. "Y corrompióse la tierra delante de Dios, y estaba la tierra llena de violencia." Génesis 6:11. Hoy, la violencia destructiva se conduce con explosivos y con cohetes dirigidos a determinado punto, donde la explosión y el fuego consumen los edificios y ponen fin a las vidas de muchas personas. ¿Podrá ser peor?

Ironicamente, en el mismo terreno belicoso nació Uno cuyo nombre se llamó "Príncipe de Paz." Isaías 9:6. Él dijo: "La paz os dejo, mi paz os doy: no como el mundo la da, yo os la doy." Juan 14:27. Los habitantes de esa región esperaban y querían un libertador que los dejara libre del poder Romano; y cuando ellos vieron que este humilde Galileo estaba dominado por un espíritu diferente, cerraron su corazón y rechazaron al Príncipe de Paz. Cuando Jesús, cabalgando sobre un pollino, estaba entrando en Jerusalem, Él contempló la ciudad, y lloró sobre ella, Diciendo: "Oh si también tú conocieses, a lo menos en este tu día, lo que toca a tu paz!..." Lucas 19:41, 42. En su última visita al Templo, Jesús dijo a los escribas y Fariseos: "He aquí vuestra casa os es dejada desierta." Mateo 23:38. La misión del Templo de Dios en la tierra estaba llegando a su fin: por tanto tiempo el sacrificio de un cordero había estado señalando al Verdadero Cordero de Dios, que en unas pocas horas Él daría su vida y su sangre por los pecados del mundo.

Después de su ascensión, Jesús entró en el Templo celestial, como el Ungido Sumo Sacerdote, para ministrar a favor de sus hijos en la tierra. Lea el Libro a los Hebreos. No mas templos en la tierra sacrificando corderos, e insultando al Cordero de Dios, su gracia y su misericordia.

Junto con el rechazo de Jesús y de su ministerio en el Santuario Celestial viene el rechazo de su Palabra: los Diez Mandamientos. Esas Diez Palabras son los Mandamientos de amor, paz, y libertad. Amor a Dios y amor a su prójimo. Los Mandamientos son la expresa voluntad de Dios para la conducta del hombre. Por esa razón Él los pronunció con su propia voz y los escribió con su propio dedo. Cuando los Mandamientos están grabados en el corazón, no hay guerras. "Mucha paz tienen los que aman tu ley; y no hay para ellos tropiezo." Salmos 119:165.

Además de encontrar en la Biblia razones ciertas para los problemas en la tierra, es también necesario encontrar puntos y señales en la Biblia que puedan guiar la mente a lo largo de los eventos futuros allí descritos por las profecías.

Se oye a la gente hablando de la desaparición repentina de los santos en un rapto secreto, de siete años de tribulación, y de otras cosas que no están en la Biblia... Cuando conceptos erróneos se esparcen alrededor, se hace mas necesario un estudio mas profundo e intensivo de la verdad en la Biblia, y de agradecer a Jesús por su advertencia oportuna: "Y muchos falsos profetas se levantarán y engañarán a muchos." Mateo 24:11. Yo no quiero ser engañado. Y tú? Vamos a encontrar señales ciertas que nos permitan navegar con seguridad hasta el fin, en medio de la confusión popular.

La crisis venidera, siguiendo el alineamiento descrito en Mateo 24, Lucas 21, y Marcos 13, va a afectar directamente la economía, y la libertad religiosa del pueblo.

1. La Crisis Económica. Gradualmente, o de repente algunas veces, a la medida que los eventos del fin sucedan, el mundo financiero se encontrará bajo las dificultades de llegar al fondo según Santiago 5:1-5. "Y que ninguno pudiese comprar o vender, sino el que tuviera la señal..." Apoc. 13:17.

2. La Crisis de la Libertad Religiosa. Babilonia la Grande se pone al frente. Apocalipsis 17 En esta etapa la iglesia domina al estado, y enforza sus particulares leyes religiosas, sin hacer caso del amor y la obediencia al Dios Todopoderoso. La Ley del Reino de Dios, los Diez Mandamientos, se torna en un campo de batalla, donde la lealtad al Creador se ve en aquéllos que firmemente dicen: "Aquí está la paciencia de los santos; aquí están los que guardan los mandamientos de Dios, y la fe de Jesús." Apocalipsis 14:12. En el centro de la Ley está el cuarto mandamiento: "Acordarte has del día del reposo, para santificarlo..." Exodo 20:8. El Espíritu Santo está escribiendo esa convicción en el corazón y las mentes de aquéllos cuyos nombres son escritos en el Libro de la Vida para ser rescatados en el Gran Día de la Segunda Venida de Jesús. Así, en la controversia que viene, el Séptimo-día Sábado se convierte en la señal visible de los que aman y obedecen al Creador.

Si el Sábado está en un lado de la controversia, es fácil saber qué está en el otro lado. El mundo ha escogido el primer día de la semana como un día de fiesta, y aun le ha puesto por nombre "El Día del Señor." La obligación y la fuerza de ley de los poderes de la tierra estarán detrás del día. Apoc. 13:16,17. En el Juicio que se lleva a cabo en el cielo, la decisión personal que cada uno toma, yendo hacia un lado o el otro de la controversia, sirve para diferenciar los leales a Dios de los rebeldes al gobierno de Dios. Cuando el Juicio termina, Jesucristo retorna para rescatar a sus hijos fieles, y los rebeldes perecen con el resplandor de su venida. Mientras los fieles son llevados al cielo, la tierra permanece despoblada, oscura, y caótica por mil años. Apo. 20; Jer. 4:23-28.

 

 

 

..Primera Pagina . . . Otra Profecia