Versoprofetico

¿Dijo Dios donde había de nacer el Mesías? Versoprofetico encontró a pastores de ovejas esperando por Él. Vamos ahora al

Nacimiento de Jesús.

 

Miqueas 5:2 - "Mas tú, Bethlehem Ephrata, pequeña para ser en los millares de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días del siglo."

El profeta Miqueas vivió durante los tiempos de rey Jothan, Ahaz y Hezekiah de Judá, y alrededor de 700 años antes de Cristo, reveló el lugar del nacimiento del Mesías: la ciudad de Bethlehem de Judea.

María fue elegida para traer, en carne humana, al hijo de Dios a este mundo. También el ángel aconsejó a José de los planes de Dios y aseguró su cuidado paternal. Bajo edicto del censo ordenado por Augustus Caesar, José y María viajaron de Nazaret a Bethlehem donde Jesús nació. Lucas 2: 1-20. "Y había pastores en la misma tierra, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su ganado. Y he aquí el ángel del Señor vino sobre ellos, y la claridad de Dios los cercó de resplandor; y tuvieron gran temor. Mas el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: Que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Señor." Lucas 2:8-11.

¿Quién es este niño? "Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado; y el principado sobre su hombro: y llamaráse su nombre Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz." Isaias 9:6. Un ser divino igual a Dios, coexistente, y coeternal con el Padre, que tomó sobre sí humanidad para rescatar el planeta Tierra, y al hombre, a quien crearon en su propia imagen. Jesús puso a un lado, voluntariamente, sus prerrogativas divinas, para ser un hombre entre los hombres. Muy a menudo, él se llamó el Hijo del hombre. La mente humana no puede captar completamente la sabiduría de Dios, sólo puede maravillarse ante su grandeza. "Grande es el misterio de la piedad: Dios ha sido manifestado en carne." 1 Tim. 3:16.

"para ser gobernante en Israel" el hijo de Dios poseía todas las calificaciones:

  • Creó los mundos y al hombre. Juan 1:1-4, Gén. 1:.
  • Llamó a Abraham para comenzar una nación que esparciera el conocimiento de Dios en toda la tierra. Gen.12:2; 22:18. Y un poco más adelante dió a Jacob un nuevo nombre: Israel. Gén. 32:28.
  • Dirigió a Moisés para establecer un sistema de servicios religiosos y sacrificios donde la gente miraría adelante al sacrificio supremo de Dios, ofreciendo el Cordero de Dios para salvar al hombre de la muerte, de la pena de la transgresión, de la rebelión y del pecado.
  • Nació dentro de la familia humana por la línea del rey David. "Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado gracia cerca de Dios. Y he aquí, concebirás en tu seno, y parirás un hijo, y llamarás su nombre Jesús. Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo: y le dará el Señor Dios el trono de David su padre: y reinará en la casa de Jacob por siempre; y de su reino no habrá fin." Lucas 1: 30-33. Ésta era la gran esperanza y expectativa de los disciples de Jesús: querían tener una parte en el reino terrenal restaurado. No podían entender las palabras de Jesús del sufrimiento y muerte como el cordero de Dios para quitar los pecados del mundo. La triste predicción no estaba de acuerdo con la esperanza y expectativa que bullía en sus mentes. La cruz vino sobre ellos como el tumulto de una tormenta, hundiendo sus mentes en perplejidad y abandono. Pero la resurrección de Jesús renovó en ellos la fe, la esperanza, el entendimiento de las profecías, y una visión del futuro.
  • Ascendió al Padre. Hechos 1: 9-11. En el cielo, Jesús entró en el Santuario o el Templo de Dios para asumir su posición como Sumo Pontífice y mediador del nuevo pacto para interceder por su pueblo y para terminar el plan de salvación en favor de la raza humana, según lo descrito en el libro a los Hebreos, y en 1 Juan 2:1. Desde Moisés, por siglos, Israel ha observado el día de la expiación o Yom Kippur. En el cielo, Cristo está oficiando ahora como abogado y Sumo Sacerdote del gran día del juicio. Daniel 7: 9.10; Apocalipsis 14: 7. Aquí es donde el Libro de la Vida se limpia de los que no se acogieron u obedecieron el plan de Dios para su salvación, ni tuvieron cuidado de apropiarse el carácter de Jesús. Mateo 22: 8-14. Es aquí donde el dominio de todas las naciones será dado a Jesús, el Hijo del hombre, y él reinará sobre la casa de Jacob por siempre. Daniel 7: 13, 14, 18, 22, 27. Un día, Cristo pondrá a un lado sus vestimentas de sacerdote y se vestirá como Rey del cielo y de la tierra.
  • Él vendrá otra vez. Un día, radiando gloria, con todos los ángeles, la trompeta de Dios y con gritos de victoria, el Redentor abrirá los cielos con resplandor divino y su majestuosa presencia para rescatar a su pueblo de todas las ciudades y naciones totalmente destruidas. En su mano trae la recompensa esperada por tanto tiempo, y que fuera prometida desde el principio: la resurrección para los que esperan en el polvo de la tierra, y la transformación a la inmortalidad de los fieles vivos que han resistido en Cristo hasta el fin. 1Tesa. 4: 13-17. Una vez que hayan recogido al último santo, y todos hayan sido reunidos con Jesús en el aire, Jesús regresa al cielo, llevando consigo todos los salvados. Por mil años gozarán de las bendiciones del cielo y de las mansiones celestiales. El malvado, que nunca vino a Jesús buscando salvación, no puede soportar la presencia de Dios y muere bajo el resplandor consumidor. En Cristo, cada uno que tiene su nombre escrito en el Libro de la Vida, haya nacido Judío o Gentil, pertenece al Israel espiritual, el Israel de hoy, y es un heredero a las promesas de Abraham. Gala. 3:16, 29.
  • Después del milenio en el cielo, Cristo vuelve a la tierra para concluir el juicio final con la destrucción de los malvados, y de Satanás y sus ángeles, en el lago de fuego. Juan vió a Cristo volver con los santos y la Nueva Jerusalén para establecer el reino eterno en la tierra hecha nueva y el paraíso restaurado. Zaca. 14: 4, 5. Apoc. 21. JesuCristo, la simiente de Abraham, el hijo de David, el rey de Israel y del universo.

 

 

..Primera Pagina . . . Otra Profecia