Versoprofetico

En toda la creación de Dios nadie sabía lo que era la muerte. Pero aquí, un encuentro engañoso, y la desobediencia, abrieron la puerta para

La Entrada de la Muerte

 

Génesis 2:17 - "Mas del árbol de ciencia del bien y del mal no comerás de él; porque el día que de él comieres, morirás."

Adán acababa de ser creado. Él se encontró vivo en el centro de un jardín, rodeado por una vegetación hermosa y de animales de todas clases que parecían prestarle toda su atención. El Creador estaba al lado de Adán, hablando con él sobre las cosas de la vida y las reglas necesarias para el buen entendimiento entre el Creador y las criaturas. Frutas de todas clases, maduras y deliciosas, colgaban de los árboles circundantes. Señalando a ellas, el Creador dijo: "De todo árbol del huerto comerás; mas del árbol de ciencia del bien y del mal no comerás de él; porque el día que de él comieres, morirás. Gén. 2:16,17.

Morirás. ¿Qué quiere decir? Nadie había visto una hoja seca, un animal muerto. ¿Era eso algo temible? Dios dió a Adán una mente dotada con los poderes de la razón, capaz de elegir entre una forma o la otra; eso es, libertad para pensar y obrar. Para guiarlo y protegerlo, Dios dió a Adán los mandamientos de la vida, ley de Dios. Adán podía saber lo que era correcto, y lo que era incorrecto.

Lucifer, que había sido echado fuera del cielo por su rebelión, tomó oportunidad en el árbol prohibido para engañar a Eva. Adán había sido aconsejado del problema con el ángel rebelde, y cuando Eva vino a su lado comiendo de la fruta que los haría como dioses, Adán se dió cuenta de la realidad de la situación. ¿Cómo es posible? Él no podía verse sin Eva y con una triste determinación también comió de la fruta prohibida, y rompió el mandamiento de Dios. Gén. 3:1-6.

Ese día nuestros primeros padres murieron espiritualmente; el vestido de luz con el cual Dios había cubierto sus cuerpos, desapareció, y se vieron desnudos. Perdieron la íntima asociación con el creador y fuente de la vida. Perdieron su hogar en el paraíso. El dominio que Dios había dado a Adán sobre la tierra y la naturaleza pasaron a las manos de Satanás, el nuevo amo. Satanás, siendo un ser creado, no tiene vida para dar. Con un cuerpo perfecto y fuerte, Adán vivió por 930 años, pero sin la fuente de vida, el tiempo llegó cuando la vitalidad en sus células se gastó totalmente, y Adán murió. Dios había dicho: de seguro "morirás."

Las Sagradas Escrituras no enseñan el concepto de mitad y mitad en la muerte, de que el alma o el espíritu salen conscientes del cuerpo cuando la persona muere. Eso es lo que dijo Satanás a Eva: "No moriréis; ... y seréis como dioses..." Gén. 3:4,5. Hoy, todavía mucha gente cree en esa gran mentira.

En la creación, "Formó, pues, Jehová Dios al hombre del polvo de la tierra, y alentó en su nariz soplo de vida; y fué el hombre en alma viviente." Gén 2:7. Cada persona que vive hoy es un alma viviente; puede pensar, hablar, y hacer cosas. Cuando viene la muerte, el cuerpo vuelve al polvo de la tierra, la persona consciente o el alma fallece, y el espíritu de vida va a Dios. En muchos versos, la Biblia habla de la muerte como si fuera durmiendo. Jesús dijo: "Lázaro nuestro amigo duerme; mas voy a despertarle del sueño." Juan 11:11. Los que duermen están inconscientes. "Los muertos nada saben." Eccl. 9:5. "No alabarán los muertos a Jah, ni cuantos descienden al silencio." Salmos 115:17.

Se espera que los que duermen se despierten. "Porque vendrá hora, cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; y los que hicieron bien, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron mal, a resurrección de condenación." Juan 5:28,29. La primera resurrección, a la Segunda Venida de Cristo, y la resurrección de condenación después del milenario cuando la tierra se purifica con fuego. "Porque el mismo Señor con aclamación, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero: Luego nosotros, los que vivimos, los que quedamos, juntamente con ellos seremos arrebatados en las nubes a recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor." 1 Tesa. 4:13-17.

"Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho. Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos. Porque así como en Adán todos mueren, así también en Cristo todos serán vivificados." 1 Cor. 15:20-22.

 

..Primera Pagina . . . Otra Profecia