Versoprofetico

El Mensaje que dejó Katrina podría encontrarse en el Libro del Apocalipsis.

Ecos de Katrina

 

Lucas 21:28 - "Y cuando estas cosas comenzaren a hacerse, mirad, y levantad vuestras cabezas, porque vuestra redención está cerca."

Jesucristo dio a sus discípulos una descripción de las señales que ocurrirían como una indicación de la cercanía del fin del mundo y de su retorno para rescatar a su pueblo: "en la tierra angustia de gentes por la confusión del sonido de la mar y de las ondas." Lucas 21:25. Los discípulos registraron estas predicciones para nosotros en Mateo 24, Lucas 21, y Marcos 13.

Ultimamente, una serie de eventos está levantando las preguntas de hombres y mujeres. ¿Estamos acercándonos a las escenas apocalípticas del fin del mundo?

El 11 de septiembre, 2001, las torres gemelas en la ciudad de New York se desmoronaron envueltas en fuego y humo.

En la mañana del 26 de diciembre, 2004, un tremendo terremoto submarino en el Océano Indico envió las olas monstruosas de un tsunami para romper las costas desde Indonesia a la India hasta Africa. Las olas barrieron villas enteras tomando las vidas de más de 200,000 personas.

El 29 de agosto, 2005, el huracán Katrina, con vientos de 150 mph, avanzó sobre New Orleans y ciudades de alrededor destrozando árboles y edificios, e inundando las casas de las tierras bajas hasta el techo. Después vino el huracán Wilma azotando duramente a Cancún, la Habana, y Miami.

El 8 de Octubre, 2005, un terremoto, magnitud 7.6, sacudió a Pakistán dejando más de 86,000 muertos.

El 2 de Febrero, 2007, en horas de la madrugada, nubes bien cargadas, enviaron violentos tornados a barrer árboles y edificios sobre un área del centro de la Florida. Aunque solo dejó 20 muertos, vale mencionarlo por la persistencia de las obras destructoras.

El 15 de Agosto, 2007, a 90 millas al sur de Lima, Perú, un terremoto, magnitud 8, dejó un saldo de más de 1500 personas heridas y de 500 muertos mientras sacudía las casas en los pueblos del área.

El 20 de Octubre del 2007, fuegos violentos empezaron a quemar malezas y casas en California, cerca de San Diego, enviando a los residentes en busca de los centros de refugio. En cinco días las llamas consumieron más de 1800 casas con un estimado total de un billón de dólares.

En la noche del 5 de Febrero a la mañna del Miércoles 6 del 2008, más de 40 tornados descendieron con toda furia sobre Mississippi, Arkansas, Tennessee, Kentucky and Alabama. Por lo menos 54 personas perdieron su vida cuando los torbellinos bajaron a moler cientos de casas.

Otro grande. El viernes, Mayo 2, y el 3 del 2008, Sábado, cyclone Nargis, con vientos de 150 mph trajo gran desastre sobre Yangon y las aldeas de las tierras bajas de Myanmar. Han contado más de 78,000 muertos y alrededor de un millón de casas destruídas por la corriente de 12 pies de agua del mar empujada por la tormenta. Algunos observadores estiman el número de muertos podría alcanzar los 130,000, cifra que podrá confirmarse cuando la ayuda llegue a todos los lugares.

En la tarde del 12 de Mayo del 2008, un masivo terremoto, magnitud 7.9, sacudió la zona central de China derribando más de 4.7 millones de casas. Las muertes están pasando los 68,000 a medida que los escombros son removidos.

En Agosto y Septiembre del 2008, el temporal Fay y los huracanes Gustav and Hanna causaron graves daños a su paso. Pero el más destructor fue el huracán Ike sobre varias islas del Caribe, atravesó a lo largo de Cuba, y el 13 de Septiembre con vientos de 110 mph y marea alta barrió a Galveston y dañó miles de casas en el interior de Texas.

Para recordar: el 29 de Septiembre del 2008, una tormenta financiera, manufacturada por los hombres de negocio, descendió sobre el mundo financiero cuando la bolsa de valores perdió 777 puntos aún después de varios rescates de bancos e instituciones de préstamos. Para el 3 de Marzo, 2009 la caída del Dow llegó a 6726.

En Febrero 7 al 17 del 2009, fuegos violentos en el estado de Victoria, Australia, se llevaron la vida de mas de 200 personas y quemaron mas de 1800 casas.

En Marzo 2, 2009, una monstruosa tormenta de nieve bajó sobre la costa del Este. La nieve encajó 30 millas de carretera en Carolina del Sur con carros y camiones atascados toda la noche bajo grave frío congelador.

En Enero 12, 2010, un terremoto demoledor, magnitud 7, sacudió la ciudad capital Port-au-Prince, Haití, matando alrededor de 230,000 personas y dejando a un millón sin techo ni casa.

En Marzo 11, 2011, un terremoto magnitud 9, sacudió el norte de Japón enviando tierra adentro un tsunami de 30 pies de alto el cual mató la mayor parte de los 10,000 encontrados muertos.

El 27 de Abril del 2011, enormes tornados barrieron pueblos y ciudades a su paso por varios estados del Sur. Texas, Arkansas, Mississippi, Alabama, Tennessee, Georgia y Missouri compartieron parte de mas de las 270 personas que perecieron bajo la violenta tempestad

El 22 de Octubre del 2012, huracán Sandy con vientos mrtíferos de 200 mph batió la costa del Atlántico Norte dejando unos 285 muertos.

El lunes 20 de Mayo, 2013, pasadas las 3:30 pm, un monstruoso tornado con vientos de mas de 200 mph arrasó edificios y escuelas en Moore, al sur de la ciudad de Oklahoma, dejando 24 muertos.

¿Están estos eventos pregonando un llamado a despertar para que el pueblo se pueda preparar para el fin? ¿Qué debemos hacer?

Con esta clase de eventos no podemos ignorar la Biblia. En las Sagradas Escrituras hay un llamado al arrepentimiento de nuestros caminos de maldad y de retorno al Dios creador nuestro. Vamos a tratar de entender las advertencias enviadas por Dios. Hay cuatro ángeles designados por Dios para sujetar los vientos de contienda y destrucción hasta que los siervos de Dios sean sellados en su frente. "Y después de estas cosas vi cuatro ángeles que estaban sobre los cuatro ángulos de la tierra, deteniendo los cuatro vientos de la tierra, para que no soplase viento sobre la tierra, ni sobre la mar, ni sobre ningún árbol. Y vi otro ángel ... teniendo el sello del Dios vivo: y clamó con gran voz a los cuatro ángeles ... Diciendo: No hagáis daño a la tierra, ni al mar, ni a los árboles, hasta que señalemos a los siervos de nuestro Dios en sus frentes." Apocalipsis 7:1-3.

¿Puede Ud. ver el cuadro? Por la misericordia de Dios los ángeles están sujetando los vientos de destrucción que manejan los poderes del diablo. De vez en cuando, las arrolladoras fuerzas diabólicas rompen las líneas protectoras, ya que se les permite entrar en las áreas donde abunda la iniquidad. Cuando las vidas de millares de almas son cortadas por estos desastres, los demonios danzan. Por todos los medios, el príncipe de este mundo, Satanás, va a tratar de cortar las vidas de aquellos que podrían oír el evangelio de vida y salvación, podrían arrepentirse de sus pecados, y podrían venir a Jesús para ser salvados. Dios quiere salvar al hombre y darle vida eterna. Dios dice: "Gentes, allegaos a oír; y escuchad, pueblos. Oiga la tierra y lo que la hinche, el mundo y todo lo que él produce." Isaias 34:1.

Para contrarrestar la obra destructora de Satanás, Dios está dotando a sus siervos en la tierra con el poder del Espíritu Santo para predicar, en alta voz, el evangelio eterno, la hora del juicio en el cielo, y la manifestación del amor de Dios como está expresado en los Diez Mandamientos: la voluntad de Dios para la conducta del hombre. Apocalipsis 14:6-12. Si el hombre obedeciera los Diez Mandamientos no habrían crímenes ni guerras en la tierra. Los siervos de Dios, en la última hora de la historia de la tierra, son conocidos porque "Aquí está la paciencia de los santos; aquí están los que guardan los mandamientos de Dios, y la fe de Jesús." Apoc. 14:12. Ellos están a tono con el consejo de Jesús: "Si me amáis, guardad mis mandamientos." Juan 14:15.

Ellos "han lavado sus ropas, y las han blanqueado en la sangre del Cordero." Apoc. 7:14. Ellos han confesado al Señor y se han arrepentido de sus iniquidades y rebeliones. Con el perdón del Señor y el poder para vencer al yo, se mantienen firmes como ciudadanos del reino de Dios y con el sello del Dios viviente en sus frentes.

Esta gran compañía de creyentes, sea un número real, o una referencia simbólica de 144,000, proclama a todo el mundo, con sus vidas y sus voces, un testimonio poderoso del carácter de Dios y de la verdad en la Biblia. Note que sólo la verdad de la Palabra de Dios sale de sus bocas, "Y en sus bocas no ha sido hallado engaño; porque ellos son sin mácula delante del trono de Dios." Apoc. 14:5. Por caminar con Dios, haciendo la voluntad del Señor, ellos son los primeros en ser sellados: "Estos fueron comprados de entre los hombres por primicias para Dios y para el Cordero." Apoc.14:4. El Espíritu Santo desciende poderosamente sobre ellos para difundir la advertencia de la condenación sobre los que todavía adoran la gran Babilonia, y para darles el toque divino a la proclamación del último llamado de misericordia y salvación. Apoc.18:1-4; 14:7-12.

Los que oyen y obedecen el llamado de Dios salen de todas las agrupaciones para unirse a la cosecha del Señor. "Después de estas cosas miré, y he aquí una gran compañía, la cual ninguno podía contar, de todas gentes y linajes y pueblos y lenguas,..." Apoc. 7:9. "Aleluya: Salvación y honra y gloria y potencia al Señor Dios nuestro." Apoc. 19:1.

Por decisión propia, muchas clases de personas se mantienen cautivas a los poderes de Babilonia, pero aquéllos que deciden y escogen servir al Señor, y aceptan su gracia salvadora, tienen sus nombres limpios y puros en el Libro de la Vida; y están sellados para pasar protegidos por Dios en el tiempo de angustia, y para ser recibidos por el Señor en la Segunda Venida. El fuerte clamor y el sellamiento terminan en el momento que todo el mundo ha decidido su camino; Jesucristo se levanta del Juicio, y el tiempo de prueba o gracia para ser salvado se cierra para la raza humana. Ahora los cuatro ángeles que estaban sujetando los vientos, los pueden soltar para que hagan su trabajo. Satanás queda libre para obrar a su manera. Durante las siete postreras plagas, el Dios Omnipotente protege a sus siervos sellados en la tierra, hasta que Jesús viene en las nubes a rescatar a su pueblo. Apoc. 7:1-3. Una vez con el Señor en el cielo, "estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas, y palmas en sus manos." Apoc. 7:9.

 

..Primera Pagina . . . Otra Profecia