Versoprofetico

La Crisis Mas Grande

La Imagen de la Bestia
y la marca...

 

La Profecía dice: "Y hacía que a todos, a los pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y siervos, se pusiese una marca en su mano derecha, o en sus frentes." (Apocalipsis 13:16)

¿Quién, en los últimos días, tiene tal poder para poner una marca a cada persona que vive en el mundo?

Hoy, los Estados Unidos de America son un superpoder político en el mundo. Hoy, Roma Papal con el Papa Francisco llamando a todas las religiones a formar la unidad religiosa, está volviendo a ser el superpoder religioso del mundo como lo fue en la Edad Media, y mucho más segun las profecías bíblicas. En la Biblia, estos dos poderes aparecen como los actores principales de los últimos eventos proféticos que los seres humanos tanto han esperado. (Apocalipsis 13)

Empezando con el más antiguo, el Papado y la Iglesia Cristiana, vamos a seguir los puntos principales de la línea histórica. Jesucristo fundó la iglesia sobre Sí mismo. Cristo es la cabeza de la iglesia y la Roca de la confesión de Pedro. (Mateo 16:16-18)

El Apostol Pablo predijo algunos peligros que vendrían más adelante: "Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas, para llevar discípulos tras sí." (Los Hechos 20:30)

Por ese tiempo, los Judíos y los Cristianos adoraban a Dios en el séptimo día, el Sábado del Señor de acuerdo al Cuarto Mandamiento: "Acordarte has del día de reposo, para santificarlo..." y ellos lo tomaban como la señal de pertenecer al Señor: "Y santificad mis sábados, y sean por señal entre mí y vosotros, para que sepáis que yo soy Jehová vuestro Dios." (Exodo 20:8-11; Ezequiel 20:12, 20)

PERO VINIERON CAMBIOS

El Edicto de Milan en el 313AD hizo legal la Iglesia Cristiana, y entonces los que tenían poder y los ricos querían entrar, entre ellos quienes fueron adoradores del Sol como los paganos en el primer día de la semana.

El 7 de Marzo, 321AD, Emperador Constantino el Grande promulgó un edicto para que el pueblo descansase en el primer día de la semana, el Domingo: "En el Venerable Día del Sol que los magistrados y los que viven en las ciudades, descansen, y que todos los talleres sean cerrados..." (Codex Justinianus," lib. 3, tit. 12.3")

Y por la rebelión de los Judíos en contra del poder Romano vino también persecución para los que guardaban el Sábado: "Oposición al Judaismo introdujo el festival del Domingo muy temprano, en verdad, en el lugar del Sábado" (The History of the Christian Religion and Church, p. 186)

No había páginas impresas de la Biblia como hoy, la verdad se desvanecía al pasar de una generación a la otra. La observancia del Domingo gradualmente reemplazó al Sábado que los más viejos observaban. Para el 364AD la iglesia había crecido con poder y popularidad, y era conocida como La Iglesia Católica, que quiere decir iglesia universal. Los que fueron llamados a integrar el Concilio de Laodicea se atrevieron a cambiar el mandamiento del Sábado: "Los Cristianos no judaizarán ni estarán ociosos en el día sábado, sino que trabajarán en ese día, pero el Día del Señor, especialmente honrarán y siendo cristianos, no trabajarán, si es posible en ese día. Si se encuentran judaizando, serán excomulgados de Cristo." --Council of Laodicea, c. 337DC, canon 29, citado en C.J. Hefele, A History of the Councils of the Church, vol. 2, p. 316.

Desde los comienzos, la Iglesia Católica honestamente admite que el cambio del Sábado al Domingo fue la marca de su poder y autoridad en asuntos religiosos. "El Domingo es nuestra marca de autoridad. La Iglesia está sobre la Biblia, y la transferencia de la observancia del Sábado es la prueba de lo dicho y hecho." (From the Catholic Record of London, Ontario, Canada, Sept.1, 1923)

Mirando a los símbolos en el apocalipsis de los últimos días, la iglesia madre y las hijas aparecen como: "una mujer sentada sobre una bestia escarlata, que tenía siete cabezas y diez cuernos... Y en su mano tenía una copa de oro llena de abominaciones y de las impurezas de su fornicación." (Apocalipsis 17:3-5) Esa copa está llena de las muchas doctrinas y ritos que los conciliaristas recogieron de las tradiciones y de fuentes paganas; cogieron un poco de la Biblia, pero un tanto más del mundo pagano, tales como la inmortalidad del alma y la santidad del Domingo.

En el 538AD, el Emperador Justinian dió al obispo de Roma el trono de Roma y gran autoridad para corregir a los herejes: "Y el dragón le dió su poder, y su trono, y grande potestad." (Apocalipsis 13:2) El poder político dado al Papado duró por 1260 años hasta que mandado por Napoleón ese poder le fuera quitado por el General Berthier en Febrero del 1798. "Y ví una de sus cabezas como herida de muerte..." (Apocalipsis 13:3) El profeta Daniel ha hecho una descripción de este mismo poder, como el cuerno pequeño, en Daniel 7.

Pero la profecía dice: "y la llaga de su muerte fue curada: y se maravilló toda la tierra en pos de la bestia." (Apocalipsis 13:3) Esa gran herida empezó a sanar en 1929 cuando Mussolini y el Cardenal Gasparri firmaron el Lateran Concordato en el cual los Estados Papales, la Ciudad del Vaticano le era devuelta al Papado y con ello el derecho al Papa para ejercer sus poderes políticos y religiosos como cabeza de ese estado. La Ciudad del Vaticano es una nación independiente teniendo embajadas de casi todos los países. Ha llegado la hora cuando el poder papal se ha hecho muy grande: "y se maravilló toda la tierra en pos de la bestia." (Apocalipsis 13:3) Muy notable la visita del Papa Francisco, Septiembre 22-27, 2015, invitado a la Casa Blanca, a hablar al Congreso, y a las Naciones Unidas. La inmensa muchedumbre que le sigue a todo lugar es el cumplimiento de la profecía ante nuestros ojos.

El segundo poder, Apocalipsis 13:11, la nación subiendo de la tierra, teniendo dos cuernos como los de un cordero es la que ha de completar el sanamiento de la llaga de la primera bestia: "Y ejerce todo el poder de la primera bestia en presencia de ella; y hace a la tierra y a los moradores de ella adorar la primera bestia, cuya llaga de muerte fue curada." (Apocalipsis 13:12) ¿Cómo? Esta nación que ha mantenido por más de 200 años la separación de la iglesia y el estado con la bendición de Dios, al fin se convierte en la imagen de la bestia, aprobando y enforzando leyes religiosas tales como la ley dominical, en honor a la marca de la autoridad de Roma Papal. Las doctrinas erróneas de Babilonia la Grande han embriagado la mente del pueblo y no pueden decidir entre el mandato de Roma Papal: el Domingo, y el mandato de Dios: el Sábado. En vez de atribuir los desastres y calamidades que están cayendo como consequencia de sus pecados y abominaciones, hacen ceer que se debe al traspaso sobre el Domingo. Al grito del pueblo, se pone en vigor el Domingo para adorar a Dios."Y hacía que a todos, a los pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y siervos, se pusiese una marca en su mano derecha, o en sus frentes. " (Apocalipsis 13:16)

Ninguna persona recibe la marca de la bestia hasta que la adoración a Dios en el día Domingo sea impuesto por ley del estado. Los que tienen la convicción que el Domingo es sagrado llevan la señal en la frente, los que se ponen del lado del Domingo por la conveniencia de comprar y vender reciben la marca en la mano. Estos son tiempos difíciles y de prueba por delante; unos son fieles a Dios y al Mandamiento del Sábado, y son guadados con el sello de la salvación en sus frentes; pero los que obedecen la orden de la bestia y del Domingo pierden la salvación por su propia decisión.

Alrededor del mundo llega el mensaje de Dios con amor y misericordia, pero bien fuerte y claro: "Caída es, caída es la grande Babilonia... Salid de ella, pueblo mío, porque no seáis participantes de sus pecados, y que no recibáis de sus plagas." (Apocalipsis 18:2-4; 14:6-12)

Al final del Juicio en el cielo, cualquiera que llegue a ese momento sin arrepentimiento y adorando al dragón, la bestia, la imagen, y recibe la marca en la frente o la mano, se hace un recipiente de las siete postreras plagas y de la muerte. (Apocalipsis 16)

Cualquiera que encuentre la gracia provista por Jesús, el Salvador, y se una a los que esperan su venida: "Aquí está la paciencia de los santos; aquí están los que guardan los mandamientos de Dios, y la fe de Jesús." (Apocalipsis 14:12) Ellos se ven victoriosos sobre el mar de vidrio y glorificando al Señor. (Apocalipsis 15:2-4)

--Por amor al prójimo, haz copias para que pueda salvarse--

 

..Primera Pagina . . . Otra Profecia